Beatriz de Tenda, Carlo Tedaldi Fores

[Beatrice di Ten- da]. Tragedia de Carlo Tedaldi Fores (1793-1830), publicada en 1825. Beatrice condesa de Tenda, viuda del condotiero Facino Cañe, apropiándose de gran parte de la he­rencia vizcondal a la muerte de Gian Galeazzo, se ha casado, ya madura, con el joven Filippo María, hijo del anterior, resti­tuyendo así al condado su legítimo herede­ro. Pero éste, enamorado de Agnese del Maino, celoso de la autoridad de su mujer, ayudado por el propio favorito, Zanino Riccio, hace arrestar a Beatrice, acusándola de adulterio con el joven cantor Orombello, muy aficionado a ella y a quien a menudo se ve en su compañía. Habiéndosele arran­cado a Orombello algunas confesiones por medio de la tortura, Beatrice, que en reali­dad es inocente, es condenada. Siempre digna y dueña de sí, en espera de la muer­te, perdona afectuosamente a Agnese, que todavía ingenua es arrastrada en medio de tan turbias pasiones, y mientras la joven se desmaya, ella se dirige al suplicio. La tragedia, quiere ser un compromiso entre la severidad clásica y la libertad román­tica; no respeta la unidad de tiempo, pero puede dar la ilusión de que lo hace; el perverso, sospechoso e hipócrita Filippo es el tirano de Alfieri; Riccio es un Yago (v.) y Agnese una Ofelia (v.); la huella de Schiller y de Manzoni, se deja sentir en algunos fragmentos líricos. Más original y mejor dibujado, está el carácter de Beatri­ce. La acción, que se desarrolla en episo­dios sueltos sin verdadera trama, ni lógica íntima, tiene momentos de eficacia dramá­tica y lírica, por lo que se distingue de la mediocre producción romántica del género. Precedida de una disertación, suscitó acalo­radas discusiones durante las polémicas entre clasicistas y románticos.

P. Onnis

*   De esta tragedia, Felice Romani (1788- 1865) sacó el libreto para la obra homóni­ma de Vincenzo Bellini (1801-1835), repre­sentada en el teatro La Fenice de Venecia, en 1833.