Atalanta en Calidón, Algerdon Charles Swinburne

[Atalanta in Calydon]. Tragedia en verso, de tipo griego, de Algerdon Charles Swinburne (1837- 1909), publicada en 1865 y escrita en 1863- 1864. Acogida triunfalmente por la crítica, considerada por Ruskin «lo más magnífico que un joven haya hecho nunca», la obra daba de golpe al autor un lugar de primer plano en las letras inglesas. Aunque abun­den las reminiscencias de los trágicos griegos, sobre todo de Esquilo (ver el estudio de las fuentes, de M. Praz, en «Atene e Roma», verano de 1922), el espíritu que en­vuelve el drama además de griego o bíbli­co, está mezclado con ideologías recientes; sobre todo las de William Blake, el místico del iluminismo, y del marqués de Sade. De este último Swimburne tomó la idea de que Dios hiere igualmente al justo que al in­justo y quizás más al primero que al se­gundo; la otra idea es que el dolor y la muerte están por todo en la naturaleza, que el delito es su ley; la concepción de la divinidad como supremamente malvada («the supreme evil, Gód»), y la rebelión del hombre contra la divinidad por él rene­gada. La fábula muy conocida de Meleagro se presta a ilustrar ideas semejantes que surgen de los elocuentes y apasionados co­ros. Atalanta está concebida como «la ex­tranjera, la flor, la espada roja de sangre vertida, una flor mortal para los hombres, adorable, detestable»; responde en suma al tipo de mujer fatal que se convertirá en habitual en Swimburne. El hombre, Melea­gro, se extingue bajo los ojos de aquella mujer fría, devota del culto de la luna e ídolo a su vez, y su muerte es obra invo­luntaria de ella. Es famoso el primer coro del drama: «When the hounds of spring are on winter’s traces» [«Cuando los perros de la primavera están sobre las huellas del in­vierno»]. [Trad. española de un fragmento por Mariano Manent en «Románticos y Vic­torianos», 1945].

M. Praz