Asesinato en la catedral, T.S. Eliot

Drama en 3 actos y un interludio, en verso

La acción se de­sarrolla en Canterbury, en el 1170. Thomas Beckett, ar­zobispo de Canterbury, regresa al cabo de siete años de exilio en Francia. Está decidido a poner fin a las disen­siones que dividen a la Iglesia y Estado, pero topa con la oposición ya del partido eclesiástico, que está repre­sentado por sus sacerdotes, ya del realista, representado por los oficiales de Enrique II de Inglaterra. Su tormen­toso conflicto interior se halla expresado por las figuras de los cuatro tentadores, que representan respectivamen­te el amor a los placeres, poderosísimo en él desde jo­ven, el ansia de poder, las razones de los señores feuda­les y el orgullo de la santidad. Beckett los rechaza a to­dos, y la mañana de Navidad predica al pueblo en la ca­tedral de Canterbury. Agredido por los caballeros del rey, enviados para matarlo, no trata de huir y es asesinado. Los caballeros justifican su descabellada acción, los sa­cerdotes dan gracias a Dios por haber dado otro santo a la Iglesia, y el pueblo, lleno de oscuro temor, invoca la misericordia divina.