Amar Después de la Muerte, Pedro Calderón de la Barca

Dra­ma famoso de D. Pedro Calderón de la Barca (1600-1681), impreso suelto, y cuya fecha puede colocarse aproximadamente hacia 1640. Se ha llamado también El Tuzaní de la Alpujarra o de las Alpujarras, pues se refiere al hecho de la sublevación de los moriscos en dichas sierras granadi­nas, en tiempo de Felipe II, ocurrido en 1568-1570 y sofocado gracias al esfuerzo y valentía de D. Juan de Austria. El prota­gonista de la obra es Alvaro, el Tuzaní, presentado con todo cariño, y por lo cual afirma, junto a otros casos, Havelock Ellis, la simpatía del español por la raza árabe. Igualmente R. Ch. Trench señala cómo ahí Calderón supera el «prejuicio de razas» pro­pio de su tiempo. Los moriscos se sienten tan españoles como los cristianos, y gritan: «Africanos montañeses / restaurar a España intentan», mientras consideran «España cau­tiva» a la de los Austrias (D. Juan de Aus­tria y D. Lope de Figueroa, son persona­jes del drama).

El color local árabe de la obra se consigue hasta con el canto de un «zéjel», y en los trajes, danzas y costum­bres. El título de la obra se debe a que Clara, recién desposada con el protagonis­ta, es asesinada por un soldado español, al negarse ella a su deshonra, y Alvaro dis­frazado, «amante desesperado después de la muerte» de ella, busca al criminal, y al encontrarle, y ver que se gloria de su fu­ria, le clava su daga, diciendo: «¿Fue como esta puñalada?», rasgo que a Menéndez Pelayo le parecía shakespeariano, conside­rando a Alvaro como «carácter asombroso» que encarnaba la venganza sombría al modo africano. Parece que el modelo del poeta se debió a las Guerras civiles de Granada (v.) de Ginés Pérez de Hita. Ya en el s. XVII Thomas Corneille lo tuvo en cuenta para Les illustres ennemis y en el XIX fue tra­ducido al francés por Damas-Hinard en la colección «De la Beaumelle».

A. Valbuena Prat