Agesilao, Pierre Corneille

[Agésilas]. Tragedia en cin­co actos de Pierre Corneille (1606-1684), estrenada en París en 1666. El fondo his­tórico fue sugerido al autor por las vidas de Agesilao y de Lisandro, de Plutarco. Lisandro, general espartano, tiene dos hijas: Elpinice, prometida a Cotis, rey de Paflagonia, y Aglátida, novia de Espitrídato, gran señor persa. Pero Elpinice ama y es corres­pondida por Espitrídato; la ambiciosa Aglá­tida se casaría gustosamente con Cotis para ser reina. En cambio Cotis está enamorado de la hermana de Espitrídato, Mandana, a quien ama Agesilao, rey de Esparta, quien está dispuesto a ceder Elpinice a Espitrí­dato, con tal de que éste le conceda como esposa a Mandana. Pero Agesilao, celoso de Cotis, quiere imponer su amor a la mu­chacha, quien se declara presta a obede­cer, pero hace observar al soberano qué contrario es a los intereses y a la digni­dad del Estado que ella sea reina, cuando pertenece al pueblo persa vencido por Es­parta.

Agesilao descubre una conjuración urdida contra él por Lisandro y renuncia, resignado, a la mano de Mandana. Así Espitridato puede casarse con Elpinice y Cotis con Mandana. Él casará más tarde con Aglá­tida y la hará reina de Esparta. La trage­dia tuvo escaso éxito; es famoso el comen­tario de Boileau: «J’ai vu l’Agésilas! — Hélas!». En la obra, una de las menos afor­tunadas del autor, destacan sin embargo la suavidad de Mandana y la viril magnanimi­dad de Agesilao que nos recuerda al Augus­to de Cinna (v.). Si se la considera como realmente es, una comedia de intrigas amo­rosas, incluso la construcción algo artificiosa resultará aceptable, y muy beneficiosa la grata variedad de la métrica, novedad inte­resante que volverá a aparecer con el Anfi­trión (v.) de Moliere y se consagrará en las Fábulas (v.) de La Fontaine.

N. Inghilleri di Villadauro