William Bart Hamilton

Nació en Glasgow el 8 de marzo de 1788, m. en Edimburgo el 6 de mayo de 1856. Inclinado a la aboga­cía, alejóse de ella a causa de dos viajes por Alemania (1817 y 1820), después de los cuáles empezó a estudiar con gran afición la lengua y la filosofía alemanas. En 1821 fue llamado a la Universidad de Edimburgo como profesor de Historia; en 1829 publicó el célebre ensayo Filosofía de lo incondicionado (v.), y en 1836 obtuvo la cátedra de Lógica y Metafísica. En adelante ejerció gran influencia sobre la cultura inglesa gracias a sus amplios conocimientos científico- literarios, que abarcan desde la Anatomía hasta la Historia de la Literatura y la Teo­logía.

Colaboró activamente en The Edinburgh Review, periódico de tendencia libe­ral. Las obras fundamentales de nuestro autor son Discussions in philosophy, Literature and Education (1852) y las lecciones de Lógica (Lectures on Logic), que con­tienen la elaboración de un nuevo sistema de esta materia y el informe de una famosa controversia con Augustus De Morgan. Fue­ron reunidas y publicadas póstumas, en cuatro tomos, sus Lectures on Metaphysics and Logic. H. pertenece al movimiento de adhesión a la filosofía idealista alemana que brotó en Inglaterra durante la primera ge­neración romántica y que junta un vivo interés por la poesía, la novela y el drama también alemanes. En esta última parte del siglo, el pensamiento inglés intentó sepa­rarse de la tradición empírica.

Hamilton, contem­poráneo de Coleridge y de Carlyle, difun­dió en Inglaterra y comentó por vez primera el sistema filosófico de Kant; fue el heraldo de la ideología germánica, traductor y crí­tico de los grandes escritores alemanes de la época y biógrafo de Schiller. No poseyó una mentalidad muy original, pero supo estimular en sus discípulos él espíritu crí­tico, así como afianzar la importancia de la Psicología y conferir a ésta aspecto y lími­tes propios, mediante la separación de tal ciencia del confuso conjunto de la Metafí­sica, en el cual se hallaba incluida. Como ocurrió con los filósofos alemanes, experi­mentó la influencia de Kant.

M. L. Astaldi