Wilhelm von Kügelgen

Nació el 20 de noviembre de 1802 en San Petersburgo y murió el 25 de mayo de 1867 en Ballenstedt (Harz). Era hijo del célebre pintor Gerhard v. Kügelgen, del cual han llegado hasta nosotros retratos de muchos personajes ilustres de la época, el de Goethe entre ellos. En 1803 su padre salió de Rusia, donde alcanzara una gran fama de retratista en la corte, y se trasladó a Dresde; allí llegó a profesor de la Academia de Bellas Artes. También el hijo estudió pintura, primeramente en esta última ciudad, bajo la guía paterna, y luego, muerto el padre en 1820 a manos de un atracador, en Roma.

Posteriormente di­rigióse a Livonia, donde vivía su tío Karl, hermano gemelo del padre y asimismo pin­tor, y la familia contaba con numerosos parientes y amigos entre la nobleza báltica. En 1834 regresó a Alemania y fue nombrado pintor de corte del duque Alexander von Anhalt-Bernburg, el cual elevóle a la dig­nidad de gentilhombre de cámara; el afán de entregarse por completo a las funciones propias de su cargo le hizo abandonar la pintura. Se había casado con la hija de un profesor de teología, Krummacher, de quien ilustró un libro de parábolas bíblicas. En edad madura escribió los Recuerdos juveni­les de un viejo (v.), obra a la cual se halla vinculada su modesta fama de escritor ele­gante; en 1925 fue publicada una continua­ción de sus memorias, procedente de cartas inéditas.

V. M. Villa