Vincenzo Galilei

Nació alrededor de 1520 en Santa Maria Monte en Val d’Amo, murió en julio de 1591 en Florencia. Padre del gran Galileo (v.), fue músico teórico-práctico de multiforme e interesante actividad. El período de su juventud y sus estudios no aparecen muy claros: con seguridad sólo se sabe que los pasó en su mayor parte en Florencia.

Él mismo dijo después que, gra­cias a la amistad y la liberalidad del flo­rentino conde Giovanni Bardi, pudo hacer viajes de estudios por varios países euro­peos. Aseguró haber sido discípulo de Gioseffo Zarlino (poco más viejo que él); pero, al parecer, de edad ya madura (hacia 1565) en Venecia, a donde se dirigió en varias ocasiones con motivo de la impresión de sus obras. Aparte de estos viajes circuns­tanciales, se estableció en Pisa, donde casó, en 1562, con Julia degli Ammannati, de la que tuvo 6 ó 7 hijos, el primogénito de los cuales fue Galileo. Galilei regresó más tarde, con seguridad antes de 1574, a Florencia, donde residió el resto de su vida. Experto en el laúd, publicó en 1568-69 la primera edición de un importante tratado sobre no­tación del laúd, Il Fronimo, del que dio más tarde, en 1584, a luz una segunda edi­ción, notablemente corregido y aumentado.

En otro género de composición, publicó en 1574 un primer libro de madrigales, perdido en su mayor parte; se ha conservado, por el contrario, un segundo libro, aparecido en 1587, de mucho interés por ser docu­mento de la nueva tendencia estilística, que se manifiesta, sin embargo, de un modo ple­no sólo en la parte desarrollada por Galilei en la «Camerata» florentina, llamada tam­bién «Camerata de’Bardi», del nombre del conde en cuya casa tenía lugar la noble reunión. Participaban en ella, junto con Galilei, Peri, Caccini, Emilio del Cavaliere, Pietro Strozzi y otros; y en su seno había de ger­minar la nueva monodia acompañada, que había de desembocar después en el melo­drama. Esta innovación artística puede colo­carse, desde el punto de vista humanístico, como una muestra de un retorno a lo clásico: documento fundamental de ella es el Diálogo sobre la música antigua y moder­na (v.), de Galilei, publicado en 1581; en tanto que de lo que puede presumirse que fue el más antiguo documento artístico de la nueva tendencia, es decir, los cantos del mismo Galilei sobre el conde Ugolino (v.) dan­tesco y de las Lamentazioni di Geremia, sólo queda el recuerdo.

El ardor polémico que pone Galilei en el antedicho Diálogo hubo de herir en algunos puntos la susceptibi­lidad de su maestro Zarlino, el cual repli­có ásperamente en los Sopplimenti musicali (1588), al que respondió con no menor aspereza G. en el Discorso intorno all’opere di messer Gioseffo Zarlino da Clnioggia (1589).

F. Fano