Urban Hiarne

Nació el 20 de diciembre de 1641 en Nyenskans, en Ingria (región si­tuada al sur del Neva), y murió en Estocolmo el 10 de marzo de 1724. Hijo de un sacer­dote pobre, quedó huérfano, y todavía muy joven marchó a Suecia, donde encontró al­gunos protectores. Poseedor de un ingenio multiforme, sabía dibujar, pintar, escribir y recitar. En Upsala fue inducido por O. Rudbeck (v.) y P. Hofwenius a la Medi­cina, ciencia en la que pronto destacó (llegó a médico particular del rey y presidente del Colegio de Médicos). Enciclopédico al estilo del siglo XVII y racionalista según el del XVIII, dedicóse también a la Quími­ca, estudió las condiciones mineras del país, dirigió los trabajos de este carácter, escri­bió sobre la utilización racional de los bos­ques, y, finalmente, desempeñó un papel de primer orden en la eliminación de las creencias supersticiosas y en la consiguien­te supresión de los procesos contra las su­puestas brujas.

Su ardiente amor a la len­gua materna le indujo a tratar asimismo de ortografía. Desde joven cultivó con éxito la literatura. De H. han llegado hasta nos­otros sólo escasas composiciones líricas (unas diez). Su novela Breve narración y memo­rial del amor del pastor Celadón y de la noble pastora Estratonice [En kort Beráttelse och Memorial om Heerden Celadons och den adíe Herdinnans Stratonices kárlek], que ha llegado hasta nosotros en una redacción seguramente no definitiva y re­fleja experiencias vividas (el amor del autor hacia la señorita Margarita Bielke, en el verano de 1665, según sabemos por su dia­rio), es la obra más interesante en su género (dentro de la acostumbrada estilización pas­toril) del período barroco sueco. Más jus­tamente famosa resulta la tragedia Rosimunda (1665, v.), escrita con motivo de la llegada a Upsala de Carlos XI, que enton­ces contaba diez años; se trata del primer texto hasta cierto punto notable de la literatura dramática de Suecia.

M. Gabrieli