Tzû Hsia

(Su verdadero nombre era Pu Shang). Nació posiblemente en el Estado de Wei (Shansi) hacia el 507 a. de C., y murió en fecha desconocida. Se le atribuye la redac­ción del Êrh Ya (v.), el primer diccionario lingüístico chino, relegado largamente al olvido y, en los últimos tiempos, rehabili­tado. En realidad, aun cuando esta especie de guía literaria (su título significa, literal­mente, Atenerse a la elegancia) contenga elementos muy antiguos, su forma actual no se remonta más allá del siglo II a. de C. No se sabe por qué la obra en cuestión fue atribuida a Tzû Hsia; probablemente, con ello pudo haberse intentado conferirle, bajo la dinastía Han, una mayor importancia, como ocurrió por ejemplo, con los textos I Ching (v.), I Li (v.) y Chou Li (v.).

Tzû Hsia fue magistrado del Estado de Lu, patria de Confucio, del cual llegó a ser uno de los discípulos más famosos. Tras la muerte del maestro se retiró al Shansi, su tierra natal, y dedicóse al estudio y a la enseñanza. Según se dice, usó vestidos rojos y desgarra­dos, y falleció en edad muy avanzada. La fantasía de algunos confucianos ha llegado a pretender verle en el otro mundo con el cargo de revisor literario. En éste, por lo menos, se le confirió el título ducal póstumo, y en 647 fue admitido en el Panteón de Confucio.

B. Fedele