Thomas Sibilet

Nació en Chalon-sur-Saone en 1512 y murió en París en noviembre de 1589. Terminados los estudios jurídicos, ejerció en el Parlamento la profesión de abo­gado; sin embargo, dedicóse con pasión al cultivo de las letras, y llegó a ser una no­table figura del primer renacimiento fran­cés. Como muchos compatriotas suyos afi­cionados al estudio, realizó también un viaje por Italia. Adversario de la Liga, fue, a causa de ello, encarcelado. Su fama se halla vinculada a L’Art poétique (v.), obra apa­recida en Lyon en 1548, y en la cual figu­ran ya algunos de los principios esenciales expuestos por Joachim du Bellay en La de­fensa e ilustración de la lengua francesa (1549, v.), manifiesto del movimiento de «La Pléiade».

Con el programa de tal escuela, precisamente, coincide cuando se inspira en los antiguos e indica las composiciones que tanta importancia habrían de tener en el florecimiento poética inminente: el epigra­ma, el soneto y la oda. Tradujo del griego Ifigenia (v.), de Eurípides (1549). En 1579 compuso un Traité du mépris de ce monde, y en 1581 llevó a cabo la traducción de la obra Paradosso contro l’amore, de Fregoso. Discípulo de C. Marot, contra cuya poesía reaccionó singularmente «La Pléiade». pertenece al movimiento cultural que in­trodujo en los poetas y el idioma franceses la renovación precursora de los tiempos mo­dernos; espiritualmente, empero, sigue sien­do uno de los últimos representantes de la Edad Media.

C. Falconi