Thomas Percy

Nació en Bridgnorth (In­glaterra) el 13 de abril de 1729 y murió en Dromore (Irlanda) el 30 de septiembre de 1811. Hijo de un tendero, fue a estudiar en 1746 en el Christ Church de Oxford, y termi­nados los estudios emprendió la carrera eclesiástica. Vicario de Èaston Maudit, Northamptonshire, desde 1753, y rector de Wilby, desde 1756, se dedicó al estudio de las literaturas antiguas y extranjeras en sus ratos libres. Fruto de estos estudios fueron la traducción del portugués de una novela china Hou Kiou Chiou, en 1761, y una co­lección de Miscellaneous Pieces from the Chínese, en 1762, a las que siguieron una recopilación anónima de Five Pieces of Runic Poems (1763) y A New Translation of The Song of Salomon (1764). Pero sólo con las Reliquias de la antigua poesía inglesa (1765, v.) alcanzó Percy la fama literaria.

A es­tas baladas (ciento setenta y seis, ingle­sas y escocesas), sacadas de varias fuentes y en gran parte de un manuscrito del si­glo VII que había caído casualmente en sus manos, no les atribuyó Percy gran valor poé­tico y las reelaboró a su gusto, dando de ellas una versión muy libre. Aun cuando el método fuera deplorable desde el punto de vista filológico riguroso, las poesías así retocadas suscitaron interés por el pasado y alcanzaron una extraordinaria populari­dad, atestiguada por las numerosas reim­presiones que de ellas se hicieron hasta 1794. Nombrado capellán del duque de Northumberland y de Jorge III, publicó Percy en 1769 una traducción de las Northern Antiquities de Paul Henry Mallet, y en 1771 el Hermit of Warkworth. En 1778 fue nom­brado deán de Carlisle y en 1782 obispo de Dromore, cargo que desempeñó celosa­mente hasta su muerte. C. Brooks ha publi­cado en Norteamérica una colección de sus cartas.

F. Mei