Theodor Haecker

Nació en Eberbach (Würtemberg) el 4 de junio de 1879 y murió el 9 de abril de 1945 en Ustersbach, cerca de Augsburgo. Autodidacto, durante algún tiempo trabajó como empleado mercantil en Amsterdam y luego en una editorial. Des­arrolló la mayor parte de su actividad de escritor y publicista en Munich. Protestante por nacimiento y resuelto adversario del idealismo de Hegel, viose conquistado muy pronto por Kierkegaard, cuya ideología contribuyó a inclinarle al catolicismo. Defi­nitiva en tal sentido resultó más tarde la influencia de Newmann; la conversión de H. tuvo lugar en 1921.

Crítico, filósofo y deli­cado estilista, fue madurando largo tiempo su pensamiento, y su producción se ofrece abundante, sobre todo hacia sus cincuenta años; finalmente, el nazismo le obligó al silencio. Destruida su casa de Munich, reti­róse a la pequeña localidad de Ustersbach, donde supo la trágica muerte de su hijo de diecisiete años, tras lo cual falleció. Entre las obras críticas de H. cabe citar Virgilio, padre de Occidente [Vergil, Vater des Abendlandes, 1931], y en cuanto a las filo­sóficas, Cristianismo y cultura [Christentum und Kultur, 1927], El cristiano y la historia [Der Christ und die Geschichte, 1935] y De la belleza [Schönheit, 1936].

En 1947 apare­cieron postumas, con el título El libro de los días y de las noches [Tagund Nachtbü­cher], sus páginas más vibrantes y humanas, afirmación de fe en el espíritu y la libertad. Cabe mencionar sus excelentes traduccio­nes de Virgilio, Thompson y Newmann, así como de los Diarios de Kierkegaard.

B. Tibiletti