Theodor Gottlieb von Hippel

Nació el 31 de enero de 1741 en Gerdauen (Prusia oriental), y murió el 23 de abril de 1796 en Königsberg. Hijo de una familia de la no­bleza provincial venida a menos, a los dieci­séis años marchó a estudiar Teología en la universidad de esta última ciudad. A los veinte realizó un viaje a Rusia, fue presen­tado a la alta sociedad y empezó a alentar ambiciones. Vuelto a la universidad, aban­donó la teología e inició el estudio de la jurisprudencia. En 1765 llegó a abogado; ingresado al servicio del Estado prusiano, en un rápido ascenso fue obteniendo una serie de cargos públicos cada vez más im­portantes, hasta alcanzar el de gobernador de la provincia. En 1795 dirigióse a Dan­zig, ocupada por Prusia tras el segundo reparto de Polonia, para organizar la incor­poración administrativa del nuevo territorio provincial al Estado prusiano. Sin embargo, la importancia de la misión y la interrup­ción de su vida normal le perjudicaron hasta el punto de hacerle enfermar; luego no hubo ya de reponerse, y vivió solo durante algunos meses.

Funcionario cons­ciente, su carácter, empero, fue abundante en contrastes: y así escribió en defensa del matrimonio y, no obstante, permaneció sol­tero; predicaba contra los bienes terrenos, pero fue muy avaro, y, aun cuando empe­zara pobre, dejó un cuantioso patrimonio; burlóse de las sectas, y, en cambio, resultó ser un celoso masón. Fingió también querer renegar de su actividad literaria, que man­tuvo casi secreta. Escribió, al principio, dos comedias: El hombre regulado por el reloj [Der Mann nach der Uhr], de 1765, dura­mente criticada por Lessing en Dramaturgia hamburguesa (v.), y Los insólitos rivales [Die ungewöhnlichen Nebenbuhler], de 1768. Mejores son las dos novelas Carreras en línea ascendente (v.) y Cruzada y viajes del caballero de la A a la Z (v.), de notable interés histórico no sólo como documento de la cultura contemporánea y del ambiente presidido por Kant, sino también como an­tecedente de la obra de Jean Paul Richter.

V. M. Villa