Aulo Hircio

Nació en tomo a 90 a. de C. y murió el 2 de abril del 43, cerca de Módena, en el curso de una batalla. Lugarteniente de César en la conquista de la Galia, siguióle durante la guerra civil a Egipto y Siria. En 46 fue pretor, y propuso la ley por la cual los pompeyanos quedaban excluidos de los cargos públicos. Nombrado gobernador del territorio galo por César, tras la muer­te del dictador se declaró adversario tanto de los cesarianos como de los conjurados, y, llegado a cónsul en 43 con Vibo Pansa, quizá por obra de Cicerón, se puso a las órdenes del Senado.

En el curso de la guerra modenesa apoyó a Augusto contra Antonio, a quien derrotó dos veces: primero en el Forum Gallorum, y luego junto a Módena, batalla en la cual perdió la vida, óptimo orador muy apreciado por Cicerón, del que fue amigo a pesar de su orientación política opuesta, es considerado autor de la continuación de los Comentarios a la guerra de las Galias (v.). También le han sido atribuidas, sin duda indebidamente, una Guerra de África (De bello africano) y una Guerra de España (De bello hispaniensi).