T’ao Ch’ieng

(Segundo nombre, Tao Yüan – ming; sobrenombre, Wu Liu Hsien Shêng). Nació en Hsinyang en 365 y murió en 427. Amante del estudio y de la vida agreste, viose obligado, a causa de la pobreza, a la aceptación de modestos empleos administra­tivos; finalmente, fue nombrado magistrado de P’eng-tse, en la provincia de Kiangsi. Sin embargo, transcurridos sólo ochenta y tres días de servicio dimitió para no tener que humillarse a recibir con las debidas ce­remonias a-un funcionario de categoría su­perior. Luego se retiró a la vida privada, y permaneció en su casita de campo, ro­deada de un pequeño jardín con cinco sau­ces en el cual cultivó crisantemos, tema de muchas de sus poesías y en adelante siem­pre vinculados a su nombre.

Según se dice, ayudóle a cuidar el jardín su esposa, que se encargaba de la parte posterior del mis­mo y dejaba al marido la anterior, donde se hallaban los cinco árboles mencionados; de ahí su sobrenombre «señor de los cinco sauces». Las obras de nuestro poeta fueron reunidas bajo el título de T’ao Yüan-ming Shih Wên Chi (v.). Fue el autor poético más ilustre de su época (el período final de la dinastía Chin, 265-419). Experimentó influencias taoístas y alabó el buen vino, que apreciaba tanto como sus crisantemos. Su obra influyó profundamente en la de los poetas posteriores.

G. Bertuccioli