Stanislaw Przybyszewski

Nació en Lojewo (Kujawia) el 7 de mayo de 1868 y murió en Jaronty el 23 de noviembre de 1927. Era hijo de un maestro; heredó de su madre un sentido musical que se reflejó en toda su obra y en su vida. En Berlín estudió Arquitectura y después Medicina y Psicología, se adhirió al socialismo que empezaba enton­ces a extenderse y se hizo redactor de la Gazeta Robotnika. Viajó por Noruega (se había casado con la escritora noruega Dagny Juell) y después por Francia y por España; y mientras tanto publicaba en ale­mán ensayos psicológicos, novelas y dramas. En 1897 regresó a Polonia y volvió a escribir en polaco todas las obras que le habían dado fama en Alemania: Misa de difuntos [Toten Messe; Requiem aeternam, 1901]; Vigilien (1899); Sobre el mar [Am Meere; Nad morzem, 1899], verdadera obra maestra en prosa poética; Androgyne (1901), etc.

En sus dramas, revela Przybyszewski no sólo un gran talento sino un perfecto sentido del teatro: lo demuestran Danzas del amor y de la muerte [Taniec milosci i smierci, 1901]; La madre [Matka, 1902]; Por la felicidad [Día szczescia, 1900], y especialmente su obra maestra Nieve [Snieg, 1903]. Entre sus no­velas recordemos sobre todo la trilogía Homo sapiens (1932, v.) que fue conside­rada por sus contemporáneos como una de las obras más audaces y revolucionarias de la literatura polaca. La producción de Przybyszewski obtuvo mucho éxito cuando el decadentismo era la moda literaria, especialmente en Ale­mania y en Escandinavia, pero también mucha oposición. Su teoría sobre el «alma desnuda», es decir no vinculada a ninguna moral ni a las tradiciones, pareció demasiado atrevida; tanto más cuanto que no la limitó sólo a sus escritos, sino que la aplicó tam­bién a su vida privada, en la que no falta­ron clamorosos escándalos familiares. Mien­tras tanto iba cambiando la moda literaria y cuando murió su obra había sido rebasada ya, y no ejercía ninguna influencia sobre la juventud de su tiempo.

M. Bersano Begey