Simón Stevin

(Simón de Brujas). Nació en Brujas hacia 1548 y murió en La Haya (¿o Leyden?) en 1620. Estuvo empleado en una empresa comercial de Amberes, y, según parece, él mismo quiso dedicarse al comer­cio. Sin embargo, la aversión al Gobierno español (enemistad que induce a sospechar su adhesión al protestantismo) le hizo vivir muchos años en el extranjero. Vuelto a la patria, refugióse en Holanda (parte de Flan- des abiertamente opuesta a España), y allí disfrutó de la protección de los príncipes Alberto y Mauricio de Nassau. Dio leccio­nes en la Universidad de Leyden, y actuó en la ingeniería militar y civil: fue nom­brado primeramente ingeniero de los di­ques, y luego (1617) maestro general.

Nota­ble matemático y físico, escribió numerosas obras, casi todas en holandés, que más tarde fueron traducidas al latín y publicadas por Snellius con el título Memorias matemáti­cas (v.); entre ellas cabe mencionar Prác­tica de aritmética (1585), Décima (de gran importancia por cuanto contiene la primera sistematización del método del cálculo con fracciones decimales) y Principios de está­tica e hidrostática (1586), donde el autor enuncia su famoso teorema del triángulo de fuerzas y la «paradoja hidrostática». La ac­tividad de Stevin en la ingeniería se refleja en textos como Nuevo sistema de fortificación (1586) y Tratado de navegación (1599), tra­ducido al latín por Grocio. En sus tiempos despertó asimismo un gran interés la cons­trucción concebida por Stevin de un vehículo de vela muy rápido. A pesar de sus nume­rosas obras y trabajos nuestro autor murió oscuramente y casi olvidado.

G. Preti