Dugald Stewart

Nació el 22 de noviem­bre de 1752 en Edimburgo, donde murió el 11 de junio de 1828. Profesor de Filosofía en la Universidad de esta población y en la de Glasgow, disfrutó de una fama y un pres­tigio superiores a la mediocridad de su pen­samiento. Seguidor de Reid y su mejor dis­cípulo, Stewart es, junto con el maestro, el prin­cipal representante de la «escuela escocesa».

En sus obras más notables, como Elemen­tos de la filosofía del pensamiento humano (1792-1827, v.), Elementos de filosofía mo­ral (1793, v.), Ensayos filosóficos [Philosophical Essays, 1810], Disertaciones sobre el progreso de la metafísica [Dissertations on the Progress of Metaphysics, 1815-22], Filo­sofía de los poderes activos y morales del hombre [Philosophy of the Active and Mo­ral Powers of Man, 1828], nuestro autor expone la doctrina que él mismo llama de las «leyes fundamentales de la creencia», según la cual hay en el hombre unos prin­cipios primitivos y elementales innatos que le inducen a creer, con irresistible persua­sión, en la existencia del mundo externo (de las cosas percibidas) y de nosotros mis­mos (sujetos sensibles y pensantes), en la uniformidad de las leyes de la naturaleza, en la continuidad de nuestra identidad per­sonal, etcétera.

M. F. Sciacca