Silvie Strahimir Kranichevich

Nació en Segna el 17 de febrero de 1865 y murió en Saraiévo el 29 de octubre de 1908. Es con­siderado el poeta croata más ilustre del si­glo XIX. Ya durante los años de la segun­da enseñanza empezó a componer poesías. Fallecida su madre, el padre le indujo a la carrera eclesiástica. En 1883 ingresó en el «Collegium Germano-Hungaricum» de Roma; pero, como no se sintiera llamado a la vida religiosa, al cabo de pocos meses abandonó el seminario, y, con el apoyo del célebre y docto obispo Strossmayer, tras­ladóse a Zagreb, donde pudo frecuentar los ambientes literarios croatas. Falto de me­dios, fue a vivir junto a una tía en Vrhovine, y allí escribió las poesías que el edi­tor Jupan de Segna reunió en un libro titulado Bugarkinie (1885).

En 1886 obtuvo en Zagreb el diploma de maestro; nombra­do profesor de la Escuela de Comercio de Mostar, fue trasladado poco después a Livno, y más tarde a Bielina, donde perma­neció hasta 1892, y, luego, a la Escuela Nor­mal de Saraiévo. En 1895 pasó a dirigir la revista Nada [La Esperanza], de la que fue posteriormente el animador (hasta 1903). En 1898 contrajo matrimonio con Ela Kashai, en quien tuvo siempre una fiel com­pañera. Este mismo año vio reconocida oficialmente su actividad literaria por la Matica Hrvatska, que publicó un tomo con sus Poesías escogidas (v.). Otras dos colec­ciones líricas aparecieron en 1902 y 1908. A principios de 1904 Kranichevich fue nombrado ins­pector escolar de Saraiévo; de ello protestó el arzobispo Stadler, quien amenazó con prohibir el acceso a las escuelas religiosas del poeta cuyas obras estimaba ateas. Tras un tiempo durante el cual no desempeñó cargo alguno, logró finalmente la direc­ción de la Escuela de Comercio de la mis­ma ciudad.

Por aquel entonces afligíale ya el mal que había de llevarle a la tumba; y así, a fin de ayudarle económicamente a la prosecución del tratamiento curativo, la Sociedad de Literatos Croatas resolvió publicar una colección de cantos líricos suyos, iniciativa que, sin embargo, no se llevó a cabo hasta 1908, cuando el poeta ya había muerto. Tres años después la misma enti­dad dio a la imprenta un volumen de pro­sas poéticas de Kranichevich.

R. Picchio