Sergei Naidënov

Seudónimo de Sergei Aleksandrovich Alekseiev. Nació en 1869 en el seno de una familia de mercaderes y murió en 1922. Naidënov llamó la atención del público y de la crítica en el año 1901 con una come­dia, Los hijos de Vaniushin (v.), conside­rada como su mejor obra. A ésta siguieron otras: La vida de Avdotia, La novela de la tía Ania, El rico, El hijo pródigo, La luz que no se apaga, etc., menos afortunadas que la primera y que, sin embargo, nos han conservado un cuadro bastante vivo de la época, no sin reflejos de Chejov y de Gorki.

Un puesto importante en la producción de Naidënov corresponde a Las murallas, uno de los primeros dramas en que aparecen en el escenario del teatro ruso figuras de revo­lucionarios empeñados en la lucha por aba­tir «las murallas» del edificio ya podrido de la vida social. Para algunos críticos, Naidënov, pintor de las clases comerciantes, parece en cierto sentido el continuador de Ostrovski (v.); pero sus dramas alcanzaron escaso éxito y el que obtuvieron Los hijos de Vaniushin y La novela de la tía Ania en el extranjero fue debido más a una causa psi­cológica que a los elementos de un teatro de costumbres en sentido ostrovskiano.

E. Lo Gatto