Saverio Mercadante

Nació en Altamura en septiembre de 1795, murió en Nápoles el 17 de diciembre de 1870. Fue un compo­sitor fecundo, infatigable, pero no verda­deramente genial; sin embargo, a través de la flexibilidad y de la dignidad de su estilo, que había definido y madurado en la escuela de Nicola Zingarelli, en el Con­servatorio de Nápoles, llevó a cabo una afortunada carrera de autor de óperas. Se dio a conocer en 1819 con la Apoteosi di Ercole, a la que siguió un feliz ensayo de ópera cómica, Elisa e Claudio, representada en el Scala en 1821.

Llegó al apogeo de la fama en dos melodramas: Il giuramento (1837; v. Angelo, tirano de Padua) y La Vestale, puesto en escena en 1840; este mis­mo año era llamado Mercadante para suceder a su maestro en la dirección del Conservatorio de Nápoles. Anteriormente había desempe­ñado el cargo de maestro de capilla en la catedral de Novara. En 1862 fue atacado de ceguera. Entre sus últimas óperas son dig­nas de mención II proscritto, Orazi e Curiazi, Medea, Virginia y Zaira.

V. Terenzio