Robert Garnier

Nació en La Ferté-Bernard en 1544, murió el 20 de septiembre de 1590 en Le Mans. Es considerado como el mayor trágico del Renacimiento francés, con sus tragedias, tres de tema griego y tres de tema romano: Por cié (1568), Hipólito (1573, v.), Cornélie (1574), Marc-Antoine (1578), La Troade (1579) y Antigone ou la Pitié (1580, v. Antígona), además de la bíblica Las Hebreas (v.) y de la tragicomedia Bradamante (v.). Estudió Derecho en Toulouse, donde obtuvo premios en 1564 y en 1566 en los Juegos Florales.

A continuación publicó una primera recopilación de poesías con el título Plaintes amoureuses, en la que recurre a la graciosa figura de Agnette, que no ha sido todavía posible identificar. En 1567 ejerce de abogado en París y publica Porcie, más tarde se traslada a Le Mans, donde desempeña el cargo de consejero en el Présidial. En 1573 aparece Hipólito y si­gue produciendo hasta 1586, fecha en que renuncia a todos sus cargos y abandona también el teatro. Sus últimos años fueron entristecidos por lutos y preocupaciones familiares. Durante algún tiempo milita en la Liga; pero en ocasión de la toma del cas­tillo de Le Mans, se somete y vuelve a la legalidad. Ha sido considerado como un pre­decesor directo de Corneille; no puede negarse que abrió el camino al teatro clásico del «Gran Siècle», al conferir a la lengua francesa la nobleza y la dignidad que co­rresponden al estilo trágico.

P. Marchetti