Regiomontano

Nació en Königsberg (Franconia inferior) el 6 de junio de 1436 y murió en Roma el 6 de julio de 1476, su verdadero nombre era Johannes Müller. A los doce años asistía ya a la Universidad de Leipzig, donde estudió lenguas antiguas y ciencias matemáticas; tres años después pasó a Viena y figuró entre los discípulos de G. Purbach que dirigía allí una célebre escuela matemática. Habiendo entrado en relación con el cardenal Bessarión, lo acom­pañó a Italia, donde, en Roma, y después en Ferrara, se dedicó al estudio de la len­gua griega; estuvo después en Padua (1464), ciudad en la que se dedicó a la enseñanza, en Venecia y, en fin, otra vez en Roma, de donde partió en 1468, llevando consigo mu­chos manuscritos griegos y latinos. Tras una breve estancia en Viena, se trasladó a Budapest (1468-70) invitado por Matías Corvino y con la misión de organizar su rica biblioteca; pero tres años después cam­biaba una vez más de residencia, porque la situación política no le permitía atender con tranquilidad a sus estudios.

Habiéndose establecido en Nuremberg (1471), trató de imprimir allí los manuscritos que había llevado de Roma, y ayudado por un mece­nas pudo disponer de un observatorio y de un laboratorio mecánico, que le permitió construir algunos instrumentos que prenun­cian el telescopio. En 1475 volvió a Roma, invitado por el papa Sixto IV para colaborar en la reforma del calendario, pero murió en esta ciudad al cabo de un año apenas, quizá de la peste. Regiomontano ha vinculado su nom­bre a la reforma de las teorías astronómi­cas iniciada por Purbach (del cual completó el Epítome del Almagesto, v., y publicó las Theoricae planetarum novae, 1472-73) y continuado por él. De sus numerosas obras, no todas llegadas hasta nosotros, recorda­mos : Tablas de las direcciones y de las proyecciones (v.), Triángulos planos y es­féricos (v.), De numeris datis, De com,etae magnitudine longitudineque ac de loco eius vero problemata, De speculis ustoriis. Sus almanaques tuvieron amplia divulgación en­tre sus contemporáneos.

F. Campanile