Ramón de Mesonero Romanos

Nació el 19 de septiembre de 1803 en Madrid y murió en la misma ciudad el 30 de abril de 1882. Se le recuerda como escritor «costumbrista» apasionado por el color local de Madrid. Hijo de un comerciante, después de una infancia tranquila, quedó huérfano en 1820 y no tuvo fuerzas para continuar el trabajo paterno; dedicóse primero a viajar por Europa y después al periodismo. Su Pa­norama matritense (v.) y sus numerosos trabajos son la consecuencia del profundo conocimiento de su ciudad. Al verle pasar, se decía: «Ahí va Madrid», porque en sus continuos paseos por la capital observaba los más menudos detalles, advertía las me­joras necesarias y, por su gran autoridad, se le consultaba para todo lo que se refi­riera a la ciudad.

Secretario perpetuo de la Academia del Madrileñismo, fundada por él, partícipe de las reuniones literarias de los más famosos artistas de la época, biblió­filo apasionado, de apariencia bonachona, jovial y chispeante, vivió hasta los cuarenta y cuatro años con su única herma­na; en 1847 fundó una floreciente familia, y pasó una vida tranquila y apacible, ape­nas turbada por una fuerte sordera. En 1864 tuvo la alegría de verse proclamado cro­nista máximo y oficial de la ciudad a la que había consagrado su vida. Recordemos de él además Tipos y caracteres (1843-62), El antiguo Madrid: paseos histórico-anecdóticos (1861), Memorias de un sesentón (1880, v.).

A. Bianchini Fales