Pietro Maron Celli

Nació en Forli el 21 de septiembre de 1795 y murió en Nueva York el 1.° de agosto de 1846. Estudió en el se­minario de su ciudad natal, en la Univer­sidad de Bolonia y en el Conservatorio de Nápoles. Allí, en 1815, se adhirió a los carbonarios. Tras una detención en Roma por motivos políticos se trasladó a Milán, donde trabajó en dos tipografías y en la compañía teatral de las Marchionni, en cuyo hogar conoció a Silvio Pellico. Surgió entre ambos una profunda amistad, aumentada por la comunidad de ideales. Una imprudencia de Maron provocó el procesamiento de ambos por las autoridades austríacas y el consiguiente cautiverio en la fortaleza de Spielberg.

Du­rante ocho años, los dos, vinculados por un afecto fraternal, conocieron dolorosas vici­situdes, la más trágica de las cuales fue la amputación de una pierna a Pietro. Puesto en libertad en 1830, Maron dirigióse a París, donde en 1833 contrajo matrimonio con la cantante alemana Ernestina Amalia Schneider, alumna suya. Como careciese de los medios de vida necesarios, marchó con su esposa a Norteamérica, y halló trabajo en Nueva York. Pronto, empero, fue víctima de la ceguera y la locura, y acabó triste­mente sus días. La actividad literaria de este autor queda reducida a los escasos ver­sos escritos en la cárcel y las Adiciones a «Mis prisiones» (v.), texto inferior a la fa­mosa obra de Pellico, pero que completa el cuadro del cautiverio de ambos y sirvió a Maron como justificación contra las acusacio­nes de traición procedentes de sus compa­ñeros de ideales.

N. Rellini Lerz