Philips van Marnix De Sainte-Aldegonde

Nació en Bruselas entre el 7 de mar­zo y el 20 de julio de 1540, y murió en Leyden el 15 de diciembre de 1598. Pertenecía a una familia saboyana llegada a los Países Bajos con Margarita de Austria. Estudió Teología en Lovaina, París y Dole, y fue canónigo del obispado de Thérouanne (más tarde Ypres), en Flandes. Estuvo, por razón de sus estudios, en Pavía y Venecia. Según parece, en Italia aproximóse al calvinismo, que le atrajo por completo en Ginebra 1560-61), debido a la relación personal con el mismo Calvino. Regresado a la patria, se vio envuelto en las luchas de religión; su primer texto conocido es una defensa de los iconoclastas de Amberes (1566). Con­denado por el duque de Alba al destierro perpetuo y a la pérdida de sus bienes, re­tiróse a la Frisia oriental. Humanista y esti­lista, Marnix fue el defensor más elocuente de la Reforma y de la causa holandesa con­tra Felipe II.

Entre sus varios textos des­taca la Vraye narration et apologie des choses, etc., de 1567. En 1569 apareció La ruche de la Sainte Église de Rome, obra que, bajo las apariencias de benévola defensa de la Iglesia, es en realidad una aguda sátira de la misma; se trata de la más animada de sus producciones, y agradó incluso fuera de Holanda (fue traducida libremente al alemán por Fischart). Marnix relacionóse con Guillermo de Orange. Se le atribuye, aun cuando sin pruebas suficientes, el texto del canto a Guillermo de Nassau (cuyo nom­bre aparece formado en acróstico, artificio procedente de la práctica del «rederijker»), exaltación de la fe calvinista (v. Wilhelmus). En 1573 fue nombrado gobernador de Delft, Rotterdam y Schiedam, A fines de este mismo año cayó en poder de los españoles; sin embargo, transcurrido otro año fue canjeado por el comandante Mondragón. Gobernador de Amberes y sitiada la ciudad por las tropas de Felipe II hubo de rendirse (1585), decisión de la cual se le culpó.

Marnix, entonces, retiróse a la vida pri­vada y se dedicó únicamente a la litera­tura. Refundió (1591) una traducción suya anterior de los Salmos, e inició una versión de la Biblia. Volvió a tratar, ampliado y con mucha menor fortuna, el tema de La ruche en Tableau des différends de la reli­gión (1599-1605). Nuestro autor sigue siendo todavía muy leído por los calvinistas holan­deses.

A. H. Luydjens