Peter Pazmany

Nació en Varad el 4 de octubre de 1570 y murió el 19 de marzo de 1637; fue la más importante personalidad de la Contrarreforma en Hungría. Hijo de anti­gua e ilustre familia protestante, se con­virtió al catolicismo a la edad de doce años y en 1587 ingresó en la Compañía de Je­sús. Estudió en Cracovia, Viena y Roma, y ordenado sacerdote, le fue confiada la cátedra de Filosofía en la Universidad de Graz, de la que pasó más tarde a la de Teolo­gía. En 1607 inició su participación en la obra de gobierno de la Iglesia húngara, que en aquel tiempo estaba estrechamente vin­culada con la política nacional. Tras un decenio de tal actividad, abundante en éxi­tos, y rodeado de la general admiración por los méritos de escritor logrados con unas quince obras teológicas y polémicas, fue elevado en 1616 a la más alta dignidad eclesiástica.

A partir de aquel año, como arzobispo de Esztergom, no sólo hizo triun­far la Contrarreforma sino que participó decisivamente en la dirección de los des­tinos de su país. Por los grandes servicios prestados a la causa del catolicismo, Ur­bano VIII le nombró cardenal en 1629. Como estadista, aunque defensor de la dinastía habsburguesa, sostenía con firmeza los de­rechos húngaros y era tenido en alta estima incluso por los patriotas protestantes. Fue creador y mecenas de importantes institu­ciones culturales (entre las cuales la Uni­versidad de Nagyszombat, fundada en 1635 y trasladada más tarde a Pest) y su muerte produjo gran duelo entre los católicos hún­garos, cuyo número había crecido mucho gracias a él. Formidable polemista y apologeta, fue guiado por claras tendencia? artísticas en sus obras exentas de finalidad combativa. Su traducción de los Cuatro li­bros de Tomás de Kempis sobre la imita­ción de Cristo (1604) constituye una autén­tica obra maestra de la prosa magiar.

Tam­bién en el Libro de plegarias cristianas (1606) supera con mucho las conquistas esti­lísticas heredades por él, y aún se revela más prosista poderoso y original en los Ser­mones (1636) y en la Guía de la verdad divina (v.).

E. Várady