Pedro Muñoz Seca

Comediógrafo es­pañol. Nació en Puerto de Santa María (Cádiz) en 1881 y murió en Paracuellos del Jarama en 1936. Practicó la abogacía y fue profesor particular, pero su verdadero oficio fue el de autor teatral. Con Enrique García Álvarez es el creador de un género de comedia llamado «astracán», sin categoría literaria, en el que todo se sacrifica al chiste retor­cido, a los juegos de palabras y a lo dispa­ratado de las situaciones. Su único fin es provocar la risa de un público fácil. Muñoz Seca alcanzó éxitos resonantes. Autor de Los cuatro Robinsones, El Rayo (1917), La ven­ganza de don Mendo (1919, v.), parodia de drama romántico en verso; Los extremeños se tocan, zarzuela sin música; Usted es Ortiz (1919), burla de las tendencias superrealistas; Faustina (1919) y Satanelo (1930), visiones jocosas del mito de Fausto; La plasmatoria (1935, v.), con el tema del espiritismo y la reencarnación del Tenorio.

También escribió farsas como La caraba (1922), y Calamar (1927), sátira contra el mundo del cine; La oca, sátira politicosocial. En El roble de la Jarosa (1915) intentó la comedia seria. Colaboró con frecuencia con Pedro Pérez Fernández. El teatro de Muñoz Seca es un antecedente de la obra humorística audaz, pero inteligente y sólida, de Enrique Jardiel Poncela (v.). Nuestro autor, que en varias ocasiones había manifestado desde la escena sus ideas antirrepublicanas, murió asesinado por las turbas en la revolución de julio de 1936.