Pedro de Dacia

Nació en la isla de Got­land hacia 1235 y murió en Visby en 1289. Ingresado en la Provincia Dacia de la or­den de Predicadores (que comprendía Di­namarca, Suecia, Noruega y las provincias no cristianizadas del Báltico), estudió Pedro en Colonia (1266-69), y durante un año también en París con Tomás de Aquino. Vuelto a Suecia en 1271, enseñó en el convento de Skänninge y fue después prior del convento dominico de Visby. Durante su primera estancia en Colonia conoció a una humilde beata renana, Cristina de Stumbelen (ahora Stommeln), trabó con ella lazos de afecto y admiración, mantuvo correspondencia (que se ha conservado) con ella y volvió dos veces a visitarle, en 1279 y en 1287. El relato de esta singular pasión mística nos ha sido conservado con el título de Vida de la bendita virgen de Cristo Cristina (v.). Aunque se mantiene sustan­cialmente, por la forma y por el contenido, dentro de los tradicionales límites de la leyenda, la narración ofrece animados ras­gos personales.

M. Gabrieli