Paulino de Pella

Como el mismo autor nos informa, nació en Pella (en 376), de donde era prefecto su padre Hesperio, casado allí con una mujer griega; murió en la misma ciudad en 460 aproximadamente. Muy joven aún marchó de allí y vivió sucesivamente en Cartago, Roma y Burdeos, que era el lugar de origen de su familia (su abuelo era el poeta Ausonio, también alto funcio­nario imperial). Llevó una vida disipada en su juventud, hasta que contrajo un matri­monio feliz; pero la muerte de su padre (406) y una gran invasión de bárbaros en aquel mismo período provocaron en Paulino no­tables dificultades materiales. Su larga vida fue una sucesión ininterrumpida de mo­mentos felices e infortunios. En 421 fue readmitido en la comunidad cristiana, des­pués de abjurar de sus ideas (¿palagianas?).

A los 83 años escribió su poema de acción de gracias y alabanza a Dios (v. Eucarístico) en 616 hexámetros con una introduc­ción en prosa. Si literariamente la obra deja mucho que desear, es, sin embargo, notable por la sencillez con que el autor realiza examen de conciencia, por la sinceridad de sus sentimientos, la bondad de ánimo de­mostrada hacia todos y por las apasionadas invocaciones a Cristo, que constituyen la parte mejor del texto. También son anima­das las descripciones de la naturaleza y de las costumbres.

P. Brezzi