Paul Sabatier

Nació en St. Michel-de- Chabrillanoux (Ardéche) el 3 de agosto de 1858 y murió en Estrasburgo el 5 de mayo de 1928. Inclinado a la carrera eclesiástica, ejerció activamente durante algunos años (1885-93) el magisterio sacerdotal como pas­tor protestante de las parroquias de St. Ni­colas y St. Cierge-la-Serre, de Estrasburgo. Luego entregóse por completo a los estudios de historia religiosa, singularmente en el ámbito franciscano, en el cual logró autori­dad y notoriedad internacionales. Figuró entre los defensores más autorizados del establecimiento, en Asís (1902), de la So­ciété Internationale des Études Franciscai­nes. Fruto de su intensa labor historiográfica son La Didache ou l’Enseignement des douze Apôtres (1885.), La Cathédrale (1889) y, en particular, la Vida de San Francisco de Asís (1893, v.), notable por la agudeza de su penetración psicológica y puesta en el índice en 1894.

Notables son los méritos de Sabatier en el campo de la investigación histórico-filológica aplicada al estudio de las fuentes de la historia franciscana; en este aspecto cabe recordar Le Spéculum Perfectionis de Frère Léon (1898), Le Tractatus de indulgentia (1900), La Regula antiqua Fratrum et Sororum de Paenitentia (1901), Description du Spéculum vitae beati Francisci et sociorum eius (1903) y Examen de la vie du frère Elie du «Spéculum vitae» (1905). Nuestro autor participó activamente en las polémicas modernistas; recibió el sobrenombre de «papa del modernismo» y expuso las razones de su adhesión a tal movimiento en la obra Les modernistes, aparecida en 1909. Desde 1919 hasta su muerte ocupó la cátedra de Historia ecle­siástica en la facultad de Teología de la Universidad de Estrasburgo.

M. Pasquali