Paul Heinrich Dietrich, barón de Holbach

Nació en Heidelsheim (Palatinado) en 1723 y murió en París el 21 de febrero de 1789. Establecido muy joven todavía en esta ciu­dad, se hizo francés por adopción; poseedor de una gran riqueza, acogió en su casa al grupo de los enciclopedistas y lo apoyó en calidad de mecenas. Fue un mero aficionado en materia de filosofía («maître d’hôtel» de esta ciencia le llama el abate Galiani), sin ninguna erudición, pero adversario resuelto de cualquier sentimiento religioso (desde el católico hasta el racionalista deísta) o su­persticioso; y, así, declaróse paladín del más sistemático materialismo y publicó numero­sas obras anónimas, fechadas en Londres o Amsterdam.

Su texto más célebre, datado en 1770 en la primera de estas dos ciuda­des y aparecido bajo el falso nombre del difunto académico Mirabaud, es Sistema de la naturaleza (v.), en cuya composición colaboraron Grimm, Diderot, Lagrange y otros; minuciosa y pedante, esta «Biblia del materialismo», como fue denominada, ex­pone la teoría del mecanicismo y determinismo universales, atribuye a la materia el movimiento con carácter originario (en las tres formas inercia, atracción y repulsión) y, luego, refuta de manera absoluta la reli­gión y propugna abiertamente el ateísmo. La doctrina en cuestión supone la continuación y el desarrollo sistemáticos del pen­samiento de La Mettrie (v.), incluso res­pecto de la moral, aun cuando con leves diferencias;

Otras obras de H. son Le bon sens ou Idées naturelles opposées aux idées surnaturelles (1772), de exposición de tono popular; La politique naturelle (1773) y La morale universelle (1776). La crudeza ideológica de este autor desagradó a muchos que hasta aquel momento teníanse por mate­rialistas; y así, Voltaire escribió una abso­lutamente sincera refutación del Sistema.

V. E. Alfieri