Ludvig Holberg

Nació en Bergen (No­ruega) el 3 de diciembre de 1684 y murió en Copenhague el 28 de enero de 1754. Hijo de un oficial, quedó pronto huérfano, y en­tre 1702 y 1704 estudió Teología en la Uni­versidad de Copenhague. Ansioso de cono­cer el mundo, en 1704 marchó a Holanda; luego estuvo en Inglaterra (1706-08), y algo más tarde en Alemania, cuya situación lite­raria agradóle mucho menos que la ingle­sa. La Introducción a la historia de los Es­tados de Europa [Introduction til de Europaeiske Rigers Historie, 1711], que, inspi­rada en Pufendorf, es el primer ensayo danés de una historia universal, valióle un reconocimiento académico. En 1714 dirigióse a París.

Pasó en Roma el invierno 1715-16, y dejó memoria de ello en una epístola latina. En 1717 fue nombrado profesor de la Universidad de Copenhague (de Meta­física primeramente; luego, en 1720, de Elo­cuencia, y, finalmente, en 1730, de Histo­ria). La inspiración poética de H. revelóse inesperadamente con el poema cómico Pe­der Paars (1719-20), en el que resulta evi­dente la parodia del Quijote cervantino, y las veintiocho comedias escritas en el espa­cio de pocos años (1722-26) e inspiradas en Moliere y la «commedia dell’arte» italiana; las más notables son El hojalatero politi­castro (v.), que en vano intentó hacer repre­sentar en París (a donde mientras tanto había regresado, 1725-26) por cómicos de Italia, Jeppe de Bjerget (v.), Erasmo Montanus (v.) y El ocioso [Den Stundesl0se].

Cabe citar asimismo las epístolas latinas de con­tenido autobiográfico, la novela utópica El viaje al interior de la tierra de Nicolás Klim (1741, v.), y, entre las obras históri­cas, Descripción de Noruega y Dinamarca [Danmarks og Norges Beskrivelse, 1729] e Historia del Reino de Dinamarca [Danmarks Riges Historie, 1732-35], la primera historia danesa animada y literariamente viva. En 1747 H. recibió un título nobiliario. Soltero, dejó su importante patrimonio a la aca­demia de Sorø.

A. Manghi