Paul Fort

Nació el 1.° de febrero de 1872 en Reims, murió en 1960. Empezó muy pronto a componer versos, organizó en 1904 los «martes» de la Closerie des Lilas y en 1905 fundó Vers et prose, revista que apareció durante nueve años y proclamó la indepen­dencia de sus colaboradores respecto del simbolismo.

En 1912, tras la muerte de Léon Dierx, fue elegido «príncipe de los poetas» en un referéndum organizado por Gil Blas. Su nombre se halla vinculado a los cua­renta volúmenes de Baladas francesas (v.) publicados a partir de 1897. En 1890, a los dieciocho años y sin medios, había fundado el «Théâtre d’Art», reacción frente a la es­cena naturalista y el verismo de Antoine.

En él representó adaptaciones escénicas de las poesías de Rimbaud, Mallarmé y Lafor­gue, así como textos de Verlaine, Maeter­linck y Van Lerberghe; más tarde compuso él mismo para el teatro Las crónicas de Francia (v.), Ysabeau, Le camp du drap d’or, Louis XI curieux homme, L’or, La con­quête de l’Angleterre), dramas históricos po­bres de acción, prolijos, de una facilidad agradable, pero asimismo un tanto pesada, y con los ritmos populares y folklóricos de las Ballades.

Ha muerto casi olvidado, soco­rrido de vez en cuando en sus últimos años por la piedad de los colegas. Marcel Arlaud ha dicho de él: «Ya sé que es prolijo y sen­timental, que su facilidad no evita la negli­gencia ni la blandura y que la apariencia prosaica de sus versos irrita y cansa. Pero nos desarma por su gracia, su fantasía y su entusiasmo».

S. Morando