Pasquale Galluppi

Nació en Tropea el 2 de abril de 1770, murió en Nápoles el 13 de diciembre de 1846. Se le considera como el primero de los tres filósofos más impor­tantes del «Risorgimento» italiano, en el triunvirato Galluppi, Rosmini y Gioberti. Hombre de ideas liberales, su temperamen­to, aunque vehemente en la polémica, fue escasamente revolucionario o rebelde. Ins­pector de contribuciones durante diecisiete años en Tropea, bajo Murat y bajo la Res­tauración, demostró su entusiasmo al adve­nimiento al trono de Nápoles de Fernan­do II en un soneto laudatorio.

En el mismo año 1831, cuando tenía sesenta y un años y era ya célebre por el Ensayo filosófico sobre la crítica del conocimiento (v.) — que continúa los temas ya tratados en Análisis y síntesis (v.) y es considerada como su obra más importante—, por los Elementi di filosofía y por las admiradísimas y muy útiles Cartas filosóficas, etc. (v.), pidió y obtuvo la cátedra de Lógica y Metafísica de la Universidad de Nápoles. Derrochó tam­bién actividad en los quince años de ense­ñanza universitaria (hasta su muerte): com­puso y publicó las Lecciones de lógica y de metafísica (v.) y la Filosofía della volonta, y emprendió una gran Historia de la Filo­sofía, de la que sólo publicó el primer vo­lumen.

Al mismo tiempo, el viejo barón colaboraba en los diarios napolitanos de su tiempo — el Omnibus, el Progresso, el Sibilo — con artículos en los que seguía el movimiento de las ideas, especialmente en Francia, e intervenía de un modo personal en las polémicas surgidas en torno a la «filo­sofía de la experiencia» en la que se ad­vierte el influjo de Leibniz, Condillac y Kant, y cuyo principal mérito está en haber llevado, a través de agudos análisis y expo­siciones críticas, a conocimiento de los ita­lianos el movimiento de las ideas que se desenvolvían en Europa.

A. Guzzo