Orazio Marucchi

Nació el 1.° de febrero de 1852 en Roma, donde murió el 21 de enero de 1931. A los diecisiete años conoció a G. B. De Rossi (v.), y a partir de entonces em­pezó a robar todo el tiempo posible a las matemáticas para consagrarlo a la arqueolo­gía cristiana. En 1874 asistió personalmente al descubrimiento del sepulcro de los Santos Nereo y Aquileo, en el cementerio de Domitila; en 1881 colaboró en el de la cripta de San Hipólito, y en 1894 presenció el de la tumba de San Jacinto. A otros hallazgos de este carácter estuvo aún vinculado. Bajo la guía de De Rossi adquirió un perfecto conocimiento de la Roma subterránea. Las publicaciones de Marucchi acerca de sus descubri­mientos y estudios suman más de cuatro­cientos cincuenta textos.

Difundió, además, ampliamente, más allá del mero ámbito de los especialistas, los resultados conseguidos por la arqueología cristiana; instrumentos de tal labor fueron su cátedra en la Univer­sidad de Roma y obras de divulgación como los tres tomos en francés Elementos d’Archéologie chrétienne (v. Elementos de ar­queología cristiana), el segundo de ellos aumentado luego y publicado por Josi tras la muerte de Marucchi en 1933 bajo el título Las catacumbas romanas (v.).

G. Bovini