Olindo Guerrini

Nació en Forli el 4 de octubre de 1845 y murió en Bolonia el 21 del mismo mes de 1916. Fue bibliotecario y, durante algún tiempo, superficial pero com­bativo defensor del «verismo poético» ita­liano. Deseoso de gastar una broma al pú­blico, hizo imprimir en 1877 en Bolonia una colección de poesías suyas titulada Póstuma (v.) y atribuida por su autor a cierto Lo­renzo Stecchetti, fallecido muy joven de tuberculosis. El libro, en el que cabía des­cubrir un ameno erotismo con ciertos mati­ces satíricos y humorísticos, suscitó gran interés y, descubierta la verdadera persona­lidad de su autor, G. se atrajo la simpa­tía de Carducci, quien le apoyó al apare­cer en 1878 los versos de Polémica y Nuova polémica, en los cuales el poeta preten­día acrecer su popularidad exagerando sus actitudes anticlericales y blasfemas.

Sati­rizó luego la pompa utopista de Rapisardi con su Job, serena concepción de Mario Balossardi (v.), obra compuesta en colabo­ración. Intentó el ensayo erudito en una monografía sobre G. C. Croce (1879); pero prefirió expresarse en páginas de crítica fácil y sin pretensiones, como las de Brandelli. Siempre inclinado al buen humor, pu­blicó en 1897, bajo seudónimo, un tomo de Rimas (v.), sátira eficaz del histerismo fe­menino. Andando el tiempo abandonó los matices licenciosos y disminuyó la violen­cia de sus críticas. Los Sonetti romagnoli (1920) le revelan hombre ordenado, amante de la familia, sencillo y plácido.

L. Motta