Nono de Panópolis

Pocas noticias cier­tas conocemos del autor del último poema épico griego de importancia, las Dionisíacas (v.). Nono en Panópolis (Akhmim) en el Alto Egipto; viajó, como se deduce del poema, por Beritos y Tiro; escribió las Dionisíacas en Alejandría. En sus últimos años se hizo cristiano y escribió una paráfrasis en hexá­metros del Evangelio de San Juan, que fue después publicada en 431. Para la cronología de Nono poseemos un «terminus post quem» del 397, año en que Claudio Claudiano escribía El rapto de Proserpina (y.), cuya influencia es evidente en las Dionisíacas; y un «terminus ante quem» en la aparición del primer imitador de Nono, Pampremio de Panópolis, entre 470 y 490.

Entre estos límites y atendiendo a los testimonios de la versificación de Nono, R. Keydell coloca el nacimiento de nuestro autor alrededor del año 400 y la redacción de las Dionisíacas entre los años 425 y 450. A. Ludwich sitúa el «floruit» de Nono algo más pronto, entre 390 y 405. La fecha última de composi­ción del poema es, en todo caso, de 470. El manuscrito principal de las Dionisíacas no lleva nombre de autor. Entre los biógrafos antiguos, Agazia Mirrino es el primero en aludir a Nono (Hist. IV, 23). Imitó a muchos poetas y tuvo a su vez numerosos imitado­res — podría hablarse de una escuela — entre los cuales figuran Coluto, Trifiodoro y Museo.

L. R. Lind