Nicolás Pradon

Nació en Ruán el 20 ó 21 de enero de 1632 y murió en París en enero de 1698. Tras dos tragedias, Pyrame et Thisbé, de 1674, y Tamerlan ou La mort de Bajacet, de 1676, muy pronto olvidadas, la ter­cera le procuró una fama equívoca porque estaba escrita en oposición a Racine. A la Fedra (v.) de este último, quisieron sus enemigos, reunidos en torno a la duquesa de Bouillon, que Pradon contrapusiese su Fedra e Hipólito (v. Fedra), representada casi al mismo tiempo que la obra maestra de Ra­cine.

Y los adversarios del gran poeta hicie­ron el vacío al teatro en que se represen­taba Fedra, que sólo más tarde alcanzó el justo reconocimiento de su valía. Episo­dio famosísimo, engrandecido por la leyenda, que para nosotros no tiene más importan­cia que la de una anécdota en la biografía de Racine. Las muy mediocres composi­ciones de Pradon demuestran también la secreta admiración que sentía hacia su rival: son la Troade (1679), Statira (1679), Régulus l’Africain (1688), no exenta de algún valor; más tarde, Germanicus (1694) y Scipion l’Africain (1697).

V. Lugli