Miguel Glykas

Cronista, poeta y teó­logo bizantino del siglo XII, n. quizá en Corfú alrededor del 1100, poseía amplia cultura literaria y ejercía la profesión de gramático. En 1159 fue encerrado en la cár­cel por motivos políticos y posteriormente condenado a la ceguera por orden del em­perador Manuel Comneno, a pesar de la conmovedora llamada poética que dirigió desde su prisión al emperador, y que figura entre los más antiguos documentos de la poesía griega vulgar.

Reducido a la pobreza a consecuencia de su desgracia, trató de congraciarse con el emperador enviándole una antología de proverbios populares, acompañada de su interpretación teológica, todo ello en finos versos. Su obra principal continúa siendo la Crónica (v.), compila­ción histórica en cuatro libros, que va desde la creación del mundo hasta la muerte de Alejo Comneno (1118).

B. Lavagnini