Michailo Kociubinsky

Nació el 18 de septiembre de 1864 en Vynnyca (Podilie) y murió el 25 de abril de 1913 en Chernyhiv. Hijo de un modesto empleado, estudió en una escuela próxima al seminario de Śarhorod y consiguió el título de maestro. En 1881 ingresó en el seminario de Kamenec, pero fue expulsado de él por indisciplina y se dedicó a la enseñanza privada. Pasado hacia 1892 al servicio del Estado, viose obligado a buscar al cabo de poco tiempo, debido a su salud precaria, una ocupación tranquila; y así, llegó a funcionario de la sección de estadística del Consejo provincial de Cher­nyhiv, donde permaneció hasta su muerte. Pasó largas temporadas en Besarabia, en los Cárpatos, y, en pos de la salud, en Cri­mea e Italia (Capri), donde estuvo tres años consecutivos (1909-10-11) y encontró a Gorki, su viejo amigo.

Empezó a escribir en torno a 1890, primeramente bajo la influen­cia de la escuela realista ucraniana; luego, el contacto con los naturalistas franceses le permitió hallar su verdadero camino: el impresionismo. Amaba la naturaleza, la vida, la criatura humana y, sobre todo, la be­lleza en la acepción más pura y amplia de la palabra; fue denominado «poeta de la belleza de la naturaleza y del espíritu hu­mano». Escribió relatos y cuentos, algunos de los cuales figuran entre las obras más apreciadas de la literatura ucraniana y han sido traducidos a varias lenguas europeas. Entre su producción cabe citar Las sombras de los antepasados olvidados (v.), Espejismo (v.), Intermedio y Sobre la roca (v.).

M. Lipovetzka