Matteo Palmieri

Nació en Florencia el 12 de abril de 1406, murió en la misma ciudad el 13 de abril de 1475. De familia plebeya pero acomodada, después de haberse dedi­cado durante algunos años al negocio pa­terno de la especiería, entró en la vida pública (1432); partidario de los Médicis, fue gonfaloniero de compañía y de justi­cia en 1453, prior (1445-68), orador, emba­jador, y desde 1432 hasta su muerte vicario de las tierras sometidas al municipio de Florencia. Llevado a los estudios humanis­tas por Marsuppini, escribió Palmieri numerosas obras en latín y en lengua vulgar. De las latinas son dignas de recuerdo Líber de temporibus, compendio de historia desde la creación hasta 1448; Historia Florentina; De captivitate Pisarum líber, sobre el tema del sitio puesto por los florentinos a Pisa en 1406; el elogio fúnebre de Marsuppini y la biografía del gran senescal Niccoló Acciaiuoli.

En lengua vulgar nos han quedado dos obras de Palmieri: De la vida civil (v.), escrita inmediatamente después de 1430, y Ciudad de vida (v.), de redacción mu­cho más tardía, dejada por Palmieri en custodia al Arte dei Notai con el encargo de no publicarla hasta después de su muerte. De la vida civil es un diálogo en torno a las virtudes domésticas y políticas y al go­bierno de la familia y del Estado. Ciudad de vida, escrita de 1451 a 1464, es un poema dividido en cien capítulos, que imita de un modo mediocre a Dante y su Divina Come­dia en la descripción de un viaje a ultra­tumba. Lo que afirma en él acerca del origen de las almas, fue considerado doctrina herética, por lo que Palmieri, después de muerto, fue quemado en efigie; el poema no fue publicado hasta 1927.

D. Provenzal