Martiniano Leguizamón

Escritor ar­gentino nació en una estancia de la ciudad de Tala, Entre Ríos, en 1858, y murió en 1935. Aunque hijo de militar, pasó su infancia en el campo y aprendió en una escuela rural las primeras letras; se formó en el colegio de Concepción del Uruguay y se hizo abo­gado en Buenos Aires. Ya como estudiante se distinguió en escarceos poéticos, y a los veinte años hizo que una compañía de teatro le estrenara Los apuros de un sábado, balbuceo escénico que antecede a la obra teatral que le dio fama: Calandria (v.). Sin embargo, pese a su interés como autor dramático, su labor resulta muy limitada.

Dedicó su vida a la enseñanza y llegó a pre­sidir el Consejo Escolar y la Sociedad Ar­gentina de Autores; viajó por Sudamérica y Europa, pero permaneció en espíritu ape­gado al terruño, en el que se funden sus reminiscencias románticas: más que un es­critor hispanoamericano en el amplio sentido del vocablo, resulta un escritor regional que se distingue especialmente en la descripción de la vida del campo. Como narrador su obra más interesante se titula Montaraz (1900): la acción se desarrolla en la tierra de Entre Ríos, con toda la intensidad y la violencia de la vida de la época. Otras obras suyas son: Recuerdos de la tierra (1896), Alma Nativa (1906), De cepa criolla (1908) y Fiesta en la estancia (1917). Dejó sin aca­bar Papeles de Rosas y La cuna del caucho.

J. Sapiña