Lucien-Anatole Prévost-Paradol

Nació en París en 1829 y se suicida en Washing­ton en septiembre de 1870. De buena familia burguesa, ingresó en el Colegio Barbón, donde no tardó en sobresalir. En 1855 obtuvo la cátedra de Literatura francesa en la Uni­versidad de Aix. Pero, atraído por el perio­dismo político, abandonó la enseñanza al año siguiente para entrar en la redacción del diario Journal des Débats y se convirtió en elemento descollante de la oposición liberal al Segundo Imperio.

Además de opús­culos polémicos y de volúmenes que reúnen lo mejor de su actividad periodística y que todavía se leen hoy con interés, como De la liberté des cuites en France (1858), Es- sais de politique et littérature (1859-63), Quelques pages d’histoire contemporaine (1861-66) y La Nueva Francia (1865, v.), escribió y publicó Estudios sobre los mora­listas franceses (1865, v.) que todavía sir­ven de texto. Pero, harto ambicioso, aceptó de Napoleón III (junio de 1870) la embajada en Washington. Y allí ocurrió el hecho que le fue fatal: precisamente durante la cere­monia de la presentación de credenciales al presidente norteamericano, las formales de­claraciones del flamante embajador acerca de que las nubes amontonadas en el hori­zonte político se habían disuelto y «la paz reinaba en Europa» tuvieron un fulminante mentís con la llegada de la noticia de la guerra franco-prusiana y de la derrota de Sedán. Y Prévost se suicidó.

M. Bernard