Luca Marenzio

Nació entre los años 1550 y 1553 en Coccaglio (Brescia) y murió el 22 de agosto de 1599 en Roma. Recibió las pri­meras lecciones de canto y contrapunto en Brescia. Publicado en 1580 en Venecia su primer libro de Madrigales (v.), dedicado al cardenal Luigi d’Este, fue llamado por el prelado a la dirección de su capilla pri­vada. En adelante, la producción de Marenzio au­mentó de día en día y lo mismo cabe afir­mar de su fama. Invitado a la corte de Segismundo III de Polonia, marchó a Cra­covia en 1586, y permaneció allí hasta 1591.

Al volver a Italia estuvo en Florencia y Roma, donde la protección del cardenal Aldobrandini le valió el nombramiento de maestro de la Capilla pontificia. En la sun­tuosa y refinada sociedad romana del Renacimiento, Marenzio vivió y sufrió intensamente el amor, que, según se dice, abrevió sus días. Además de dieciséis libros de Madrigales, dejó seis de Villanelle e a ria alla napole­tana y un repertorio de Sacri concenti, Mot­tetti y Antifone. Artista muy hábil y espon­táneo, presenta, en el amplio cuadro del madrigal italiano del siglo XVI, una carac­terística propia; su lenguaje es vigoroso, animado y dúctil, y su delicada elabora­ción polifónica aparece siempre en perfecto equilibrio con la plenitud de la expresión.

V. Terenzio