Louis-Marie–Olivier Duchesne

Nació en Saint-Servan (Bretaña) el 13 de septiembre de 1843 y murió en Roma el 21 de abril de 1922. Ordenado sacerdote en 1867, enseñó Historia de la Iglesia en el seminario de Saint- Brieuc; luego, durante los años 1865-66 y 1870-72, siguió en Roma los cursos de Giambattista De Rossi.

En 1878 fue nombrado profesor de Historia eclesiástica en la École de Théologie de París. Sin embargo, la audacia de sus tesis le trajo dificultades con el Santo Oficio y ataques del cardenal Bernardon. Separado prácticamente de la ense­ñanza, dedicóse en Roma a la edición del Libro pontifical (1886-92, v.) y en 1895 fue nombrado director de la École Française de la Ciudad Eterna.

En sus libros siguió de­fendiendo con éxito las ideas debido a las cuales se había visto combatido. Aparecie­ron así Les origines du culte chrétien (1889) y Les fastes épiscopaux de Vancienne Gaule, publicados al principio en su Bulletin criti­que y luego reunidos en tres tomos (1894-1910) .Duchesne entregó además a la imprenta el Martyrologium Hieronimianum (1894), Autonomies ecclésiastiques (1896) y Les premiers temps de l’État pontifical (1898).

Su Histoire ancienne de l’Église (tres vols., 1905-10, v. Historia eclesiástica) le valió el ingreso en la Académie des Inscriptions et Belles Lettres, pero fue puesta en el índice; Duchesne suspendió entonces la publicación del tomo IV, que apareció póstumo y gra­cias al interés de H. Quentin en 1925, con el título L’Église au VIe siècle.

M. Pasquali