Liu Tsung-Yüan (apelativo honorífico, Tzû Hu)

Nació en Liu-chu (Kuangsi) en 773 y murió en 819 d. de C. Vivió durante el período menos brillante de la dinastía T’ang (618- 906). Fue secretario de Estado del departa­mento de ritos; sin embargo, no alcanzó éxito en la agitada vida política de la ca­pital, y, así, en 815 viose relegado al Kuangsi como gobernador de su ciudad natal, donde permaneció hasta su muerte. Es uno de los poetas más ilustres de la dinastía mencio­nada. Sus ensayos, reunidos bajo el título Liu Ho-Tung Chi (v.), le dieron una cele­bridad igual a la que alcanzó su amigo Han Yü (v.), de quien combatió la austeridad confuciana. Fue además un famoso calí­grafo.

Junto a la tendencia a concepciones budistas y taoístas se da, en sus textos, un fondo de anárquico pesimismo que le induce a ver sometidas a la injusticia la naturaleza y el hombre; probablemente, los infortunios y desengaños debieron de ejercer notable influencia en sus ideas. En un ensayo en que defiende el budismo dice, refiriéndose a esta religión: «No admite rivalidades en­vidiosas en la obtención de cargos y poder. La mayoría de sus adeptos pretende única­mente vivir una existencia simple entregada a la contemplación entre el encanto de las colinas y los arroyos. Y así, cuando vuelvo mis ojos hacia la aridez y la mezquindad del siglo en su carrera cotidiana en pos de los sellos y flecos inherentes a las dignida­des oficiales me pregunto si debería repu­diar a los primeros [los budistas] y ocupar mi puesto entre los segundos [los confucianos]» (Giles).

M. Benedikter