Karol Hubert Rostworowski

Nació en Rybna, cerca de Cracovia, el 3 de noviembre de 1877 y murió en 1938. Hijo de irnos ricos propietarios, estudió Agricultura en Halle, y Música y Filosofía en Leipzig y Berlín. Viajó por Alemania, Italia y Francia, y en 1914 trasladóse a Cracovia, donde se esta­bleció. Afianzó su fama en la producción dramática, y fue el mejor continuador de la obra de Wyspiański (v.). A lo largo de veinticinco años compuso diez obras teatra­les. Las primeras presentan la forma de tra­gedia clásica y son de tema histórico; así, Judasz z Kariothu, Kajus Cesar Kaligula. Siguieron un misterio religioso, Misericor­dia [Müosievdzie], y una trilogía que corona su labor literaria: La sorpresa (v.), Traslado [Przeprowadzka] y A la meta [U mety].

Además de los textos menores, cabe recor­dar un drama en el que el autor imagina el regreso, a la Polonia resurgida, de Mickiewicz (v.), quien lleva al pueblo, del que fuera símbolo viviente, el verbo del amor, de la concordia y del heroísmo. Con el predominio de los elementos líricos sobre los teatrales, y con su profundo sentimiento religioso, la obra de Rostworowski es un vivo reflejo del espíritu y el temperamento del autor.

M. Bersano Begey