Karl Lamprecht

Nació en Jessen (Wit­tenberg) el 25 de febrero de 1856 y murió en Leipzig el 10 de mayo de 1915. Estudió en esta última ciudad, en Gotinga y en Munich; experimentó la influencia de Ros­cher sobre todo y familiarizóse, junto a la «joven escuela histórica» de «National­ökonomie», con los métodos de las ciencias naturales y económicas. De su experiencia crítica original le quedó la facultad de uti­lizar, aun cuando de una manera a veces discutible, un material considerable; así lo demostraron primeramente sus Aportacio­nes a la historia económica francesa del siglo XI [Beiträge zur französischen Wirt­schaftsgeschichte des XI Jahrhunderts, 1879], obra desarrollada luego en francés en Études sur l’état économique de la France pendant la première partie du Moyen Âge (1889), y, más tarde, los cuatro tomos de Vida económica alemana en la Edad Media [Deutsches Wirtschaftsleben im Mittelalter, 1885-86].

A la historia del arte consagró Or­namentación de la inicial desde el siglo VIII al XIII [Initialornamentik des VIII-XIII Jahrhunderts, 1822]. Graduado en Histo­ria en Bonn, inició la actuación univer­sitaria; fue primero profesor extraordina­rio (1885) y luego catedrático en Marburgo (1890) y Leipzig (1891). La cultura del Renacimiento (v.), de Burckhardt, fortale­ció posiblemente en Lamprecht, siquiera de una manera externa, el interés por una expo­sición histórica uniforme de las diversas manifestaciones humanas en cuanto historia de la civilización. Su Historia de Alemania (1891-1909, v.), que comprende doce tomos, resultó, en su tendencia a describir el des­arrollo de la vida y del alma popular ale­manas en sus aspectos materiales y espiri­tuales, el ejemplo más significativo de la historiografía positivista en Alemania. El autor creyó haber fundado un «método su­perior» para la determinación de la «causa motriz» de la historia y las «leyes» de su evolución, y lo desarrolló en una verda­dera filosofía a través de obras autónomas que le sitúan junto al pensamiento de Com­te, Spencer, etc.

Colocó en la base de ma­nifestaciones paralelas materiales y espi­rituales un «ritmo histórico» fundado en el mecanismo del alma colectiva y regulador del desarrollo de la humanidad en fases determinantes en las cuales correspondería a cada cultura una disposición psíquica de la colectividad (diapasón). Lamprecht ha sido lla­mado el Taine alemán. Sin embargo, carece del estilo diáfano del francés y, además, distinguióse de él por la mayor complejidad de su formación. Pensador y trabajador in­quieto, suscitó las polémicas más famosas del período de la «lucha de métodos»: con Schäfer, por ejemplo, y con Meinecke. In­dudablemente, fue Lamprecht una de las más vigo­rosas y enérgicas, siquiera también discu­tibles, personalidades del período guillermino.

E. Lepore